Adoptan viñas chilenas medidas ante cambio climático

katamaniacos_vinedosd

La chilena Viña Santa Carolina debió en los últimos años tomar medidas para enfrentar el cambio climático y evitar que los rendimientos de las vides se vieran afectados por mayores temperaturas y la escasez de agua.

El vino es uno de los productos de exportación “estrellas” de Chile y componente importante de la “imagen país”, por lo que el cuidado de las vides y las uvas son un punto fundamental a considerar por todas las viñas de esta nación sudamericana.

Es el caso de la Viña Santa Carolina, fundada en 1875 y una de las más emblemáticas de Chile, la cual realizó estudios y comparaciones del clima en las últimas décadas para adoptar modificaciones que le permitieran enfrentar el cambio climático.

La enóloga Jimena Balic, encargada de investigación y desarrollo en San Carolina, dijo a Notimex que la viña buscó nuevos lugares y nuevas denominaciones que estuvieran más cercanas a “zonas más frías, más costeras o más cercanas a la cordillera de Los Andes”. Además, explicó, “comenzamos a hacer una nueva viticultura, una viticultura más extrema, donde todo parte con los manejos de los viñedos, a los cuales se les sacan hojas en ciertas épocas que son críticas para el desarrollo de la fruta”. “Ahora se realizan deshojes oportunos y no severos, como se hacía antiguamente en los Sauvignon Blanc o en los Cabernet Sauvignon, que tenían aromas verdes y que por un efecto de deshoje uno podía disminuir esos aromas”, señaló la experta. Precisó que en la actualidad “se busca cubrir un poco más la zona de la fruta para evitar golpes de sol. Una alta temperatura en la uva produce una disminución del aroma y del color e incluso puede haber una deshidratación y un menor rendimiento”. Acotó que Santa Carolina, además, buscó variedades distintas a las tradicionales que existen en Chile y que se adaptan mejor a las nuevas condiciones climáticas más cálidas de esta nación sudamericana.


“Se puede convivir con el cambio climático, siempre y cuando se cambien estrategias de riego y de manejo de la viticultura”, comentó Balic, quien además dio cuenta de un desplazamiento de las plantaciones hacia lugares ubicados más al sur de los valles tradicionales, donde el clima es más frío.

La directora comercial de Wines of Chile, Angélica Valenzuela, afirmó por otra parte que esa entidad, que reúne a las viñas más importante del país, está apostando por cinco mercados internacionales.

Dichos mercados son China, Estados Unidos, Brasil, Reino Unido y Canadá, aunque también se encuentran Colombia y Japón, como destinos que interesan a los exportadores de vinos.

De acuerdo con cifras de Wines of Chile, los retornos por exportaciones de vino llegaron el año pasado a los dos mil millones de dólares, producto de la venta de 941 millones de litros. Los envíos se realizaron a China (16 por ciento), Estados Unidos (11), Japón (10), Brasil (9.0), Reino Unido (8.0), Países Bajos (6.0), Canadá (5.0) y otros países (35). Destacó que Chile es el cuarto exportador mundial de vino embotellado, detrás de Italia, Francia y España, y el primero de los países del “Nuevo Mundo”, donde se ubican Australia, Argentina, Estados Unidos, Nueva Zelandia y Sudáfrica.

Del total de variedades plantadas, un 35 por ciento son Cabernet Sauvignon, seguido por Sauvignon Blanc (15), Merlot (12), Carmenere (9.0), Chardonnay (9.0), Syrah (8.0) y otras (12 por ciento).

Vía Notimex.