Evitar gastar en vino

katamaniacos_vinllns

No es necesario comprar vinos caros; las opciones para hacer una compra más económica están siempre; sólo es necesario conocer un poco más.


No compres champagne, compra cava.
Si te gusta mucho el vino espumoso pero de gran calidad, puede ser esta una opción. El Cava, es un vino español de Denominación de Origen, se hace sólo con tres uvas y tiene el mismo proceso que el champagne –método tradicional o champenoise-; pero el costo es mucho más limitado.
Para ocasiones especiales, una botella te puede costar de 150.00 a 500.00 pesos sin ningún problema.

En lugar de Francés, gringo.
La calidad de los vinos gringos ha sido demostrada con el tiempo y poco a poco, sus chardonnays y cabernet Sauvignon se consolidan en el mercado internacional a un costo más accesible del que –en algunas- ocasiones encontramos en vinos de Francia. Es sólo cuestión de buscar y probar.

Nebbiolos mexicanos en lugar de italianos.
México tiene nebbiolos de gran calidad; es necesario conocerlos y probarlos poco a poco para ver que no deben ni temen a los caldos italianos que están en nuestro mercado. Y lo mejor, el costo es menor.

Argentina en lugar de Francia.
Volvemos a otro referente Americano contra el francés –y no, no tenemos nada contra los franceses, de hecho los amamos-, donde en Argentina hay buenos malbec, de gran calidad que compiten con los vinos de Francia, sobre todo sus côts –que es malbec, de hecho-.

Uruguay en lugar de… otros.
No los conocemos mucho, pero son vinos económicos y de gran, gran calidad. Nos falta ver más acerca de estos vinos, sobre todo los tintos que podemos encontrar en el mercado a un costo accesible, como la competencia chilena y argentina.

Rosados en lugar de blancos.
Los vinos rosados suelen ser de un costo menor y mejor aún: hacen maridaje con casi todo, por lo cual no necesitarás estar cambiando el vino entre blanco y rosa; podrás tener un menú listo con sólo un Rosé, lo cual implicaría un doble ahorro.

Alemán en lugar de… otros –blancos-.
Los vinos Alemanes son baratos, desde su Sekt hasta los blancos que encuentras en el mercado; son buenos, frescos y muy fáciles de beber, por lo cual se convierten en una de las grandes opciones de los bebedores de vino.