Incendios en California dejan 42 muertos y daños a ocho mil estructuras

katamaniacos_vinedosonoma

Los incendios en el norte de California han causado 42 muertes y destruido ocho mil 400 estructuras, mientras unos cinco mil bomberos continúan el combate de 10 siniestros forestales, que iniciaron el pasado 8 de octubre.

Decenas de viñedos han sufrido pérdidas totales y parciales, pero sólo representan un mínimo porcentaje de estas propiedades de la industria vitivinícola. Autoridades del estado confirmaron que los siniestros, que son combatidos por cinco mil bomberos, han destruido más de 89 mil hectáreas y han provocado que unas cien mil personas fueran desplazadas, como medida de seguridad.

Los incendios han destruido más de 89 mil hectáreas en los condados de Napa, Sonoma, Lake y Mendocino. La mayor parte de esa tierra es de roble, hierba y chaparral. Al igual que las dos mil 800 casas aniquiladas en Santa Rosa, los edificios de aproximadamente 15 bodegas relativamente pequeñas, principalmente salas de degustación e instalaciones de no producción, sufrieron una explosión de costado de una tormenta de viento horizontal de brasas. El viernes pasado, el comisionado de Seguros de California estimó que las pérdidas económicas por los incendios superaban los mil millones de dólares, con cinco mil 449 estructuras y 601 negocios comerciales destruidos. La industria vinícola de Napa y Sonoma, reconocida a nivel mundial y que aporta 57 mil millones de dólares anuales a la economía estatal, deberá acometer tareas de recuperación debido a los incendios, que según expertos harán aumentar los precios, aunque sólo un mínimo porcentaje de productores ha sido afectado.


Napa y Sonoma tienen alrededor de mil 900 bodegas y bodegas con licencia. Incluso si una docena sufriera daños catastróficos, representan menos del uno por ciento de la capacidad vinícola de la región, según el Centro de Asuntos Agrícolas de UC Davis. A pesar de su fama vitivinícola, los condados de Napa y Sonoma no dominan el cultivo de la uva. Esa distinción está en manos del Valle Central, que creció el 70 por ciento de las uvas de vino del estado el año pasado, según UC Davis. Sólo alrededor del 10 por ciento de cada condado se siembra en uvas, de acuerdo con las asociaciones vitivinícolas.

La mayor parte se encuentra en valles bajos que no han sido quemados. Especialistas han señalado que hasta la primavera se podrá saber cuántas vides fueron dañadas por el calor de los incendios.

Las que tengan que ser reemplazadas no estarán involucradas en la elaboración del vino durante cinco años o más, según los productores. Funcionarios de la industria del vino dicen que esperan que cualquier demora sea muy corta. El vino embotellado generalmente se mueve fuera de las bodegas a los almacenes en áreas comerciales lejos del fuego. La carretera principal en la que se encuentran los mejores enólogos de Napa estaba abierta durante los incendios, y los envíos se estaban moviendo, según el comisionado agrícola de Napa, Greg Clark. Se estima que el 85 por ciento de las uvas ya habían sido cosechadas cuando estallaron los incendios hace dos semanas. Lo que quedaba de la vid eran principalmente uvas cabernet, que UC Davis estimó que podrían valer 175 millones de dólares.

Los vinateros pueden filtrar y mezclar vinos para eliminar el sabor ahumado, pero esas uvas no estarán disponibles para los vinos de mayor finca. Los economistas de la UC creen que una botella de 66 dólares podría aumentar a 100 como resultado de los incendios. Muchas bodegas ya han terminado de cosechar durante la temporada, pero algunas aún tienen uvas para atender, dijo Michael Honig, presidente de la junta directiva de Vintners de Napa Valley. Hasta la semana pasada, aún se necesitaba recolectar aproximadamente el 10 por ciento de la cosecha del valle, añadió.

Vía Notimex.