Las 7 importantes visuales.

katamaniacos_vineds2

Tener el vino en la copa y tomarlo es la cosa más sencilla: lo sirves, lo bebes y disfrutas.

Pero los seres humanos que somos complicados y nos complicamos las vida, revisamos la manera de hacerlo con el vino y por eso tenemos los 7 aspectos necesarios al momento de ver el vino y lograr una buena cata visual.

Que sea limpio y transparente.
Si al momento de servir el vino tiene sedimentos, hay que decantar –sobre todo si es servicio-. Si es para consumo en casa, los sedimentos no tienen nada de malo y los puedes tomar sin problema.
La parte “transparente” es en vinos blancos, que puedas ver a través de él sin problema.

La vivacidad y el brillo.
Mientras más brillante, el vino es más joven. Si está apagado y no tiene esa luminosidad, el vino debe encontrarse más evolucionado. La falta de brillo puede implicar falta de acidez y por tanto, el sabor será plano.

El tono o matiz.
Los matices son los colores que podemos ver al poner la copa de manera horizontal. Esto nos da indicación del nivel de evolución del vino: mientras más morado o más verde, más joven. Más naranja es mayor la evolución.

El alcohol.
Agitando un poco la copa, podemos ver la formación de piernas o lágrimas en la copa, lo que nos indica la cantidad de alcohol y glicerina que tiene un vino, aunque esto debe aclarar, no es la calidad de vino.

Sedimentos.
¿Tiene o no tiene? Aunque realmente no hacen un cambio en el vino, por estética no se ve bien.
Hay sedimentos que son “critales” epqueños y esto es un error al momento de enfriar el vino durante su proceso.

Burbujas.
No todos los vinos deben tener burbujas, en algunos casos es defecto del vino, pues si son vinos “tranquilos”, deben tener un error en su proceso. Si son frizzantes, de aguja o espumosos, podemos ver como es y la manera en que sube (entre más pequeña y más delgada la línea por la cual suben, es mejor el proceso realizado).

Color.
¿Qué tan fuerte o claro es el color? Es una capa alta, baja o media: nos advierte esto, de la variedad de uva (no tiñe igual un merlot a un gamay), así como la madurez del vino.