Para comer rico no hay que gastar mucho.

katamaniacos_comprarvinw

Hablamos de la comida como algo fácil o sencillo; en algunos casos, barato.

La idea de que la gastronomía o la cocina debe ser cara y complicada es cuestionable.
¿En qué momento hacer enchiladas fue sencillo?
El comprar las verduras –que quienes gozamos de comer y de preparar sabemos lo que implica encontrar un buen tomate, un buen vendedor, una buena balanza (para que pesen bien, como predican), hacerse del marchante entre otras situaciones que van de lo cómico a lo trágico en menos de un puesto a otro-, limpiar, desinfectar, lavar, tatemar, asar o hervir de acuerdo al caso, moler, colar, revisar la acidez, la sal o lo caldoso para al final te digan “algo sencillo como unas enchiladas”.

Y ante el comentario posible de un “pues compra, no lo hagas”, no quita lo complicado: es independiente si se compran ya hechas en alguna fondita a que si se hacen en casa, el trabajo de la comida es el mismo.

Pensamos que “algo sencillo” es sencillo. Pero piénsenlo un momento.

La experiencia necesaria para hacer tortillas a mano; los huaraches y que tengan forma de… ¡pues huarache! Y no un costalito de frijoles.
La capacidad de hacer hasta un té: a veces nos burlamos de alguien que “se le quema el agua”. Y sí, si hay quien olvida el pocillo y se evapora el agua.

La cocina no es fácil; no es algo sencillo ni tiene que serlo: es lo que metemos a nuestro cuerpo. Si cuidamos lo que nos ponemos, con más razón lo que vamos a comer.

Ir a comer –en general, sea en casa o a algún restaurante- implica mucho y se convierte en algo caro por todo lo que es.
Encontrar un buen lugar: un restaurante, una fonda, un puesto de tacos, los elotes en una cocción propia.
Que sea limpio: ¿En verdad no da pavor comer entre cucarachas, ratones y alguna que otra enfermedad estomacal?

El comer implica todo: la salud, el cuerpo, el gusto, todos los sentidos puestos en un plato para lograr una armonía que va a platos “baratos” en una fonda, donde podemos encontrar platillos desde $50 pesos, hasta los grandes menús en restaurantes en México que puede ser por $1,950.00.